Yo soy Lucero del Duero

Mis aprendizajes de mis 45 años

Cuando tenía 13 años quería tener 15 para poder ir a las fiestas de mi hermana, cuando tenía 15 soñaba con ser mayor de edad para trabajar e independizarme. A mis 30 años, toqué fondo en mi vida por una ruptura sentimental y deseaba volver a tener 15 años para disfrutar con amigos. Al cumplir 40 ya conocía mis defectos y virtudes y empecé a valorar el poder de vivir en el “Aquí y Ahora”.

Me hubiera ahorrado todas esas sensaciones de incomodidad y “viajes en el tiempo” si el momento presente era mi amigo. Pero nunca es tarde para construir tu propia historia, amar tus miedos y entender tus emociones para sacar tu proyecto adelante con actitud emprendedora.

En mi vida, la edad no sólo ha sido un número, sino que ha marcado mis valores, mis creencias y autoconocimiento. Hoy a mis 45 años, doy fe que reflexionar sobre mi experiencia me da claridad mental para tomar mejores decisiones. También sé que todos somos maestros y alumnos y que unas veces nos toca enseñar, pero todos los días nos toca aprender algo.

Por ello he bautizado este año 2021 como “Superación” porque siento que he superado cada caída, cada tropiezo tanto a nivel personal como profesional y aún sigo superando, como todos, la crisis del coronavirus.

Al fin valoro que nuevas experiencias te dan nuevas perspectivas de vida para adaptarte a los cambios. Emprender mi propio negocio en un nuevo país, España, con familia y pandemia ha sido un sueño, un reto y una visión. Un sueño porque “Lucero del Duero” me levanta de la cama con entusiasmo cada día. Un reto porque decidí “ser autónoma” e iniciar mi negocio en plena pandemia y una visión porque me siento conectada con mi propósito, con una aspiración de lograr mis metas poniendo mi talento, la Comunicación, al servicio de las personas a través de formaciones, mentorías personalizadas y consultorías a empresas para conectarlas con clientes globales.

Me mudé de Perú a España no sólo con mi familia (mi marido es español), sino con un alto grado de preparación y experiencia en el mundo de la comunicación, el marketing y la gestión de eventos. Durante los primeros meses, investigué sobre modelos de negocio mientras reflexionaba sobre mi vida, mis dudas y oportunidades hasta fortalecer el músculo de la autoconfianza.

En febrero 2020, cuando ya tenía diseñada mi marca personal “Lucero del Duero” abracé fuerte mis miedos y sintiendo un poco de vértigo decidí compartir mi propósito con el mundo: Acompañar a empresari@s y emprendedor@s a potenciar sus negocios a través de estrategias de comunicación y marketing aprovechando las tecnologías y tendencias del mercado.

Desde entonces, trabajo cada día en mi mentalidad de éxito. Lo que más me apasiona de ser autónoma o profesional independiente son las lecciones de vida. Cuando tengas pensamientos negativos que rondan tu cabeza o te quitan el sueño mira dentro de ti y cuenta tus fortalezas, tus logros y recursos, inspirándote en casos de éxito.  Confía en ti mientras trabajas en el desarrollo de tus habilidades personales, gerenciales y de liderazgo.

Recuerda: Tu marca personal se diferencia por tu historia, esencia y humanidad. Atrévete a convertir tu pasión en tu negocio porque puedes ganarte la vida haciendo que tu trabajo sea a la vez tu hobbie. ¿Te animas a intentarlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba